Ser joven: profesión de riesgo. Artículo de Opinión.

Ser joven: profesión de riesgo. Artículo de Opinión.

Según los últimos datos de la EPA (Encuesta de Población Activa) publicados en el mes de marzo 35.889 jóvenes castellano manchegos menores de 30 años se encuentran en el paro, es decir, un 20% de los y las jóvenes que están en búsqueda de trabajo no lo tienen. Además, el 30% de las personas con sueldos más bajos en España tienen menos de 30 años. No son datos para estar orgullosos.

Seguro que en alguna ocasión hablando con un/a amigo/a, habéis acabado hablando sobre lo poco que cobra, que no llega a fin de mes, que no encuentra un puesto de trabajo para el que se ha estado formando o que cobra menos dinero que su compañero realizando las mismas funciones que él.

Trabajar para ser pobres, esa es la premisa y la realidad de miles de jóvenes de nuestra región; con un presente y futuro muy poco prometedor. Los últimos datos sobre el número de españoles viviendo en el extranjero, tampoco son nada prometedores, ya que son unas 10.152 las personas que salieron de Castilla-La Mancha a lo largo de 2017. Este problema nos influye de forma más directa debido a la fuerte despoblación que sufrimos. Año tras año los y las jóvenes tienen que buscar nuevas oportunidades fuera de nuestra región.

A estos problemas no se les está poniendo solución. Por una parte, tenemos a la Universidad de Castilla-La Mancha, la cual no está centrando sus esfuerzos para que la juventud castellano manchega pueda trabajar en el sector laboral para el que ha estudiado, por lo que se demuestra que la dinámica común es formarse en Castilla-La Mancha y ejercer en otro lugar.

Por otro lado, se encuentra la Junta de Comunidades con Emiliano García-Page, el cual tampoco está llevando una política real para jóvenes. El “Plan Retorno” que se puso en marcha hace unos meses, que tiene como finalidad las bonificaciones a empresas para la contratación de jóvenes y hacer que los que en su día dejaron Castilla-La Mancha regresen mediante becas de desplazamiento, no ha solucionado nada. En la práctica, estas medidas no hacen frente a la alta temporalidad y precarización de los contratos juveniles. Los 3.000 euros que ofrece la Junta no son más que un parche para que las jóvenes que viven fuera de España regresen a una región que sigue teniendo el mismo tejido industrial y donde las condiciones laborales se han visto perjudicadas a lo largo de los últimos años.

Muchos dirán que los datos son mucho mejores, que el paro juvenil ha descendido y que la situación es inmejorable. Pero me gustaría que Emiliano García-Page fuera preguntando joven a joven cuánto cobran y en qué condiciones se encuentran, porque se llevaría una gran sorpresa. ¿Cómo vamos a tener unas pensiones dignas en un futuro, si estamos cotizando sueldos bajísimos?, ¿cómo vamos a independizarnos si apenas llegamos a cubrir las necesidades más básicas?, ¿cómo vamos a poder ahorrar si la mayoría de nuestros contratos son temporales?

En definitiva, ser joven en 2018 y vivir en Castilla-La Mancha es una “profesión” de riesgo.

 

Recuperar las calles. Artículo de Opinión.

Recuperar las calles. Artículo de Opinión.

Instrúyanse, porque tendremos necesidad de toda nuestra inteligencia. Agítense, porque tendremos necesidad de todo nuestro entusiasmo. Organícense, porque tendremos necesidad de toda nuestra fuerza. Antonio Gramsci

Movilizaciones al grito de ‘’sangre limpia’’ y ‘’Europa será blanca’’ en Polonia, Le Pen en Francia, Alternativa para Alemania entrando en el Parlamento alemán, Lega Nort en italia, entre otras, son una muestra del auge del fascismo de nuevo en Europa.

Los actuales partidos tradicionales y neoliberales, ante la última crisis y el agotamiento de sus políticas ha provocado un descontento en la sociedad que sumado al abandono de los partidos socialdemócratas hacia las clases más desfavorecidas de la población, ha provocado un vacío que ha sido ocupado por la ultraderecha vestida de cordero.

Desde la caída del Bloque del Este y del socialismo en el mundo, el capitalismo obtuvo la hegemonía mundial a la vez que la propaganda anticomunista tomó una ofensiva jamás vista. Sumado a la poca rigidez de la socialdemocracia, las agrupaciones de izquierda abandonando posturas marxistas, e incluso rechazándolo de forma reaccionaria y posicionándose con el poder económico, se vieron inmersas en el sistema que combatía. De esta manera, las clases más bajas han sido abandonadas y han dejado un espacio que organizaciones como Hogar Social Madrid, Amanecer Dorado o Le Pen, han ocupado ese lugar con un discurso racista, antieuropeista y ultranacionalista.

Ante esta situación, la izquierda debe retomar posiciones y volver a situarse con las clases populares, las más afectadas por la crisis y estar presente en las calles, con solidaridad entre los pueblos. Se debe trazar un plan común para recuperar los derechos perdidos, tanto económicos como sociales y hacer frente al sistema capitalista para derrumbarlo, dado que es un sistema insostenible que destruye tanto el planeta como a la mayoría social.

Luchar contra este sistema que nos envenena, como dicen Los Chikos del Maíz y, derribarlo, es la única manera de poder tener una vida digna, en la cual no te despidan por pedirte una baja, que puedas pagarte la universidad, que la puedas conciliar con la laboral, que puedas manifestarte sin riesgo de perder un ojo y salir lesionado o simplemente no ir a la cárcel por opinar sobre los representantes de tu país.

No hay nada más terrible que un burgués enfadado, podría ser una breve pero exacta síntesis de como funciona el Régimen del 78 y su actual crisis. Las grandes empresas y los grandes bancos emprenden una ofensiva para poder mantener sus grandes ganancias de las que cada vez cuesta más conseguir a consecuencia de los agotamientos de fuentes para acumular capital a costa de la miseria de la clase trabajadora. Por otro lado, la monarquía y sus siervos parlamentarios muestran su lado reaccionario ante la movilización social e implantando miedo ante ella para poder mantener sus posiciones de poder y privilegios, lo que provoca una pérdida de derechos sociales y normalización de la situación de la violencia ante las protestas pacíficas que se están llevando a cabo.

El movimiento feminista ha demostrado como colapsar el sistema y como el actual no tiene una solución para afrontar sus reivindicaciones. Lo mismo pasa con los y las pensionistas que luchan contra el Gobierno. Los estibadores han dado ejemplo de lucha contra el modelo laboral y han conseguido que tanto la patronal como el Gobierno no se salgan con la suya, la PAH sigue parando deshaucios, las huelgas de las trabajadoras de Zara que han mejorado sus condiciones económicas y evitando despidos, la lucha estudiantil paralizando la EVAU el curso pasado, etc. Todos estos ejemplos son una muestra de poder popular, de como la organización y la lucha son la mejor respuesta de arrebatar nuestros derechos a aquellos que nos los quitan y así, superarlos para poder conquistar un país más justo, digno y democrático.

La libertad nunca es voluntariamente otorgada por el opresor, debe ser exigida por el que está siendo oprimido. Martin Luther King.
 [divider][/divider]
Raúl Miguel Guzmán.

Las banderas tapan la miseria del paro juvenil. Artículo de Opinión.

Las banderas tapan la miseria del paro juvenil. Artículo de Opinión.

El espectáculo mediático que llevamos presenciando los últimos meses con Cataluña está ocultando el panorama desolador del desempleo juvenil y el total desinterés en luchar contra él.

Según los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el paro juvenil se situó en Marzo en el 46 % en Castilla-La Mancha y el 37 % en toda España, siendo el segundo país de la Unión Europea con mayor tasa de desempleo entre jóvenes.

Estas cifras combinadas con las altas tasas de temporalidad de los contratos y las medidas que pretende promover el gobierno de Mariano Rajoy y Ciudadanos para establecer un complemento salarial vinculado a los contratos de formación y aprendizaje de los jóvenes, solo van a servir para cronificar la precariedad. Algo que por otra parte, ya sufrimos con estos contratos donde las prácticas que realizamos son las mismas tareas que tendríamos desempeñando un puesto de trabajo y con una formación inexistente.

En este contexto en el que el conflicto territorial y las banderas siguen copando gran parte del debate político, dejando como cuestiones secundarias que los y las jóvenes tengamos que elegir entre la precariedad, buscar un empleo acorde a nuestra formación en el extranjero o no inscribirnos, ni siquiera, como demandantes de empleo, porque total: ¿para qué?

Ya que la falta de experiencia laboral sigue siendo un gran obstáculo que muchos jóvenes no superamos.

En este momento, las únicas opciones que tenemos son los planes de empleo que no sirven para algo tan básico como es la inserción laboral.

A la juventud nos vendría mejor que se impulsarán  medidas dirigidas a que los y las jóvenes puedan adquirir experiencia laboral conforme a su titulación académica. Esta medida no resolvería el paro juvenil pero podría servir para paliarlo hasta que haya un gobierno que aplique soluciones para la juventud con la misma celeridad que aplica el artículo 155.

España, la tierra de nadie. Artículo de Opinión.

España, la tierra de nadie. Artículo de Opinión.

Trabajar. Sin importar de qué y mucho menos en qué condiciones. Está ocurriendo y lo está haciendo en España. En tu ciudad. En tu barrio. ¿Creíble o no? Simplemente mirad a vuestro alrededor y juzgad vosotros mismos.

La tasa de desempleo era, a finales del pasado mes de diciembre, del 16’4%. Hace apenas algunos años, superaba el 20%. Con estos datos en mente, lo lógico es que muchas y muchos dejen de lado el sueño de dedicarse a aquello que han estudiado. La prioridad deja de ser la de vivir de lo que siempre nos ha gustado para convertirse en ganar algo de dinero. Aunque sea una miseria.

La situación laboral en el país afecta a todas las personas que lo integran. Pero afecta a unas más que a otras. Es evidente que la igualdad de oportunidades es algo así como la igualdad ante la ley en nuestro país. Las dos están reguladas. A las dos parece defenderlas todo el mundo. Pero las dos son violadas una manera constante y desvergonzada en España.

Existen dos grupos de población que se ven especialmente afectados por todo lo que viene ocurriendo en el país desde hace años. El primero de ellos no es otro que el de las mujeres. Las menores de 25 años presentan una tasa de paro que según Expansión es del 36’4%, mientras que la tasa de aquellas que superan dicha edad es de prácticamente un 17%. Desde las instituciones públicas y el Gobierno se hace continuamente hincapié en reducir dicha tasa. Pero, ¿cuáles son las medidas que se han tomado para erradicar la desigualdad laboral? ¿De verdad se ha incentivado a las empresas para que las contraten? Si es así, ¿por qué se mantiene por encima la desigualdad con los varones?

Pero la situación femenina es todavía más preocupante si continuamos investigando y recabando datos. El diario Público hizo hincapié el pasado mes de octubre en que, el mes anterior, las mujeres fueron las tristes protagonistas del incremento del paro. En concreto, más del 70% de las personas que perdieron su trabajo en septiembre fueron mujeres. El País, por su parte, informaba de que el 96% de los desempleados que dejó noviembre eran mujeres. ¿Igualdad en el trabajo?

Eso por no hablar de la brecha salarial que ellas deben soportar. El diario El Mundo desveló en una noticia el pasado mes de febrero que aseguraba que las mujeres cobran en España un 30% menos que los hombres por el mismo trabajo, por no hablar de que la precariedad es algo más habitual entre ellas que entre ellos. De nuevo, la pregunta acude a nuestra mente. ¿Igualdad en el trabajo?

Los datos de los que estamos hablando no son inventados. Provienen de los principales medios de comunicación del país. Por tanto, y mientras la evidencia es cada día mayor, la sociedad española se pregunta dónde demonios se encuentra la efectividad de las políticas de igualdad que ha llevado a cabo el Partido Popular, más preocupado por protegerse ante las acusaciones de corrupción que de realizar la labor de gobierno con eficacia.

La situación de los jóvenes, menos halagüeña

Los jóvenes son los otros grandes perjudicados de lo que viene sucediendo en España. La tasa de desempleo para este grupo de población es de un 37,1%. ¡Un 37’1%! ¡Prácticamente dos de cada cinco españoles por debajo de esa edad y que buscan trabajo no lo tienen! En una edad en la que ahorrar comienza a ser imprescindible para comenzar a forjarse una vida independiente, muchos se ven condenados a no tener ni un euro en el bolsillo. Marca España, oiga.

Y, en lo que a los jóvenes se refiere, lo peor es lo que está por venir. Contrataciones laborales en prácticas por un buen puñado de horas y por menos de la mitad del salario mínimo, escasos incentivos para que las empresas les ofrezcan un contrato de verdad y, para más inri, un ninguneo constante por parte de buena parte de la sociedad.

Esta es la España que nos dejan los dirigentes contemporáneos. La España en la que la derecha y el PSOE se disparan mutuamente desde sus trincheras intentando asesinarse y haciendo perecer, en realidad, las esperanzas de tantas mujeres y tantos y tantas jóvenes, que son quienes copan la tierra de nadie. Sin protección. Sin auxilio. Sin derechos. Sin futuro. Es España. La tierra de nadie.

 

Diego García Maroto es miembro del Área Juventud de IU CLM.

El Área de Juventud de Izquierda Unida Castilla-La Mancha exige una solución al retraso de las becas del Ministerio de Educación.

El Área de Juventud de Izquierda Unida Castilla-La Mancha exige una solución al retraso de las becas del Ministerio de Educación.

“Nos encontramos a mitad del curso escolar 2017/2018, y aún somos una gran mayoría de estudiantes las que seguimos sin tener una respuesta sobre las resoluciones de becas ofrecidas por el Ministerio de Educación”, ha declarado Daniel Velasco, Responsable del Área de Juventud de IU CLM. Unas becas que recuerdan en Izquierda Unida, son para muchas familias muy necesarias a la hora de hacer frente a los gastos que conllevan los estudios universitarios o de Formación Profesional.

Por algún motivo que desconocen en IU CLM, los trámites para conceder dichas becas llevan meses paralizados, haciendo más difícil hacerse cargo de otros gastos, como el alquiler de piso o pagar el propio transporte público. Desde el Área de Juventud de Izquierda Unida Castilla-La Mancha consideran este hecho como un episodio más en lo que se refiere a la precarización y desatención de la educación pública en nuestro país, que se suma a una larga serie de medidas con el mismo fin.

“A principios de curso ya denunciamos las duras condiciones y las dificultades que existían a la hora de acceder a estas becas, tanto por el aumento en el número de estudiantes que cada año solicitan una beca, como por los tramos de renta y patrimonio impuestos que excluyen a una gran cantidad de personas que realmente necesitan esta ayuda económica”, aseguran desde el Área de Juventud de IU CLM.

Aparte de este último “incidente”, desde la formación de izquierdas recuerdan como en los últimos años se han aprobado una serie de reformas como el ya conocido ‘3+2’, una reforma antidemocrática que cuenta con el rechazo de la comunidad educativa y que en la práctica se traduce en una reducción del contenido de los grados, además de un fuerte incremento en el precio a pagar por tener la misma titulación universitaria que hace unos años. A esto, se le suman los incesantes y desproporcionados recortes que ha realizado el gobierno del Partido Popular para secuestrar a la escuela pública y que han provocado que esta tenga que reducir sus recursos de forma desmesurada.

“Consideramos que todas estas medidas tienen un denominador común: apartar a las clases populares de los estudios superiores y reducir su titulación” ha explicado Daniel Velasco.

A lo que además, ha añadido: “Queremos una educación en la que no se dificulte la igualdad de oportunidades en el acceso y que se apueste de forma decidida por una educación universal y de calidad. Por ello, volvemos a exigir una reforma del actual sistema de becas, de tal forma que se puedan beneficiar las familias con mayores problemas económicos, y que no se demoren en el tiempo y sean motivo de estrés para el estudiantado”.