Programas electorales como instrumento para abolir la prostitución. Artículo de Opinión.

Desde Izquierda Unida de Castilla-La Mancha nos preocupa que los programas electorales para las próximas elecciones en Cataluña y las venideras en todo el Estado reflejen posturas regulacionistas en el tema de la prostitución, y desde Castilla-La Mancha queremos dejar claro nuestra postura y aportar nuestra visión sobre este tema en concreto, porque es necesario incorporar la prostitución como una forma de violencia contra las mujeres en los programas electorales, en los pactos de Estado y en los estatutos de autonomía; es necesario incorporar como una violencia ejercida desde la imposición del uso del cuerpo de las mujeres para placer sexual de los hombres a cambio de dinero.

Porque regular la prostitución supone regular una forma de violencia, abuso y explotación extrema de las mujeres con la excusa de dignificar los entornos laborales, con la excusa de una supuesta cotización para la jubilación de estas mujeres y con la excusa de ofrecer seguridad médica, entre otras. Aunque estas condiciones no son para las mujeres prostituidas, más bien son para los prostituidores, para asegurar un suministro constante de mujeres que satisfaga sus deseos.

¿Supone entonces la regulación desarrollar una carrera profesional? ¿Supondrá entonces una salida laboral a ofertar desde las oficinas de empleo? ¿Qué pasará cuando te ofrezcan un puesto de trabajo en el puticlub más cercano y lo rechaces?, ¿Será necesario un proceso selectivo para dar el perfil del puesto?

No se trata ni mucho menos de preguntas frívolas. Estas y otras preguntas se deben plantear en el momento que se considera la prostitución como una actividad laboral y no se observe como una relación de dominación, abuso y oferta permanente de mujeres para la satisfacción sexual.

No se piensa en ofrecer alternativas a la prostitución desde un enfoque integral que incluyan programas de atención, que incorporen salidas laborales y medidas sociales para que las mujeres en situación de prostitución puedan dejar de estarlo. Se piensa en como regular los abusos, las vejaciones y las violaciones mediante la entrega de dinero, cosificando a las mujeres que lo aceptan porque no tienen otra salida y despojándolas de su humanidad para así poder utilizarlas al antojo del “que paga”.

Ninguna niña nace para ser prostituida y las mujeres no eligen libremente ser prostituidas, por más que se apele a la libre elección para justificar la regulación de la prostitución. Porque no puede haber libre elección cuando necesitas o deseas el dinero que te ofrecen para mantener sexo personas que no quieren una relación en igualdad, sino una relación de sometimiento donde el cliente siempre tiene la razón.

Exigimos políticas activas contra la explotación sexual de las mujeres y por la abolición de la prostitución, queremos que los derechos humanos estén por encima del mercado del sexo.

Disminuir la demanda mediante la penalización del prostituidor tal y como establecen Naciones Unidas y el Parlamento Europeo. Sin demanda no habrá trata ni prostitución.

Acabar con la prostitución de mujeres y niñas para que en España no sea posible, explotar, abusar o agredir mediante el pago de una cantidad.

La prostitución es uno de los negocios más lucrativos en todo el Estado, ¿es por ello que no se quiere abolir? En 2015 el producto Interior Bruto PIB aumentó en España gracias a la contabilización de la prostitución y las drogas, reflejado en los cambios estadísticos introducidos para incorporar  el aporte de estas actividades ilegales. Se trata por tanto de negocios altamente lucrativos que presionan y alimentan la economía para perpetuar sus ingresos y mantenerse buscando el amparo de la legalización y la regulación.

Ningún gobierno debe ser cómplice de la violencia y dominación de las mujeres que supone la prostitución.

Isabel Álvarez,

Responsable del Área de Mujer de IU CLM.