Izquierda Unida Castilla-La Mancha

Cayo Lara argumenta su rechazo a la refoma del Estatuto de Castilla-La Mancha y denuncia que el PP la hace para “Impedir el pluralismo y mantener el poder de forma torticera”:

Intervención íntegra del coordinador federal de IU en el Pleno del Congreso antes de que el Grupo Popular sacara adelante el nuevo texto gracias a su mayoría absoluta (13 de marzo)

Cayo-Lara02Señorías, parece que la decisión del Partido Popular es mantenella y no enmendalla, visto el recorrido que ha traído hasta el día de hoy esta propuesta de Castilla-La Mancha de reducir a la mitad el número de escaños en las Cortes, pasando de 53 a una horquilla entre 25 y 35. Unas Cortes que ya hoy son de las menos democráticas de España a efectos de representatividad; unas Cortes que ya hoy son las que tienen menos escaños por provincia, menos escaños por población y menos escaños por territorio, y a la que ahora, con este recorte brutal de escaños, la van a situar en el ridículo, en el esperpento antidemocrático.

Porque a la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, que es la tercera en territorio de España, la tercera en número de provincias y la novena en población, la van a dejar como la comunidad autónoma con el menor número de escaños de todas las de España, incluida La Rioja que tiene 33 y, por supuesto, las uniprovinciales de Murcia o de Asturias, que tienen 45. Ningún presidente, supongo, de otra comunidad autónoma, de comunidades autónomas gobernadas por el PP se ha atrevido a una amputación tan brutal en la representación democrática. Es el mayor ataque desde nuestro punto de vista que se da a la democracia representativa desde la Transición.

Ustedes saben que la razón que se esgrime de ahorro económico carece de credibilidad y es una falacia. Hace 24 años, con un presupuesto 10 veces inferior al que hay hoy en las Cortes, había 47 escaños en las mismas. El ridículo ahorro que se supone se ha visto anulado por la contratación de cargos de libre designación -ya lo hemos dicho en diversas ocasiones-; han aumentado la partida de altos cargos y elegidos a dedo un 60% en los dos últimos años. El argumento del ahorro no tiene ningún valor. Además, ¿de qué ahorro se habla si le han quitado el salario a los diputados?

Es una medida que nosotros calificamos de miserable, porque se está haciendo al calor de un clima de ‘la antipolítica’ que se ha creado en este país precisamente por todos los políticos y políticas, corruptos y corruptas, vendidos a empresarios sin escrúpulos sobornadores en nuestro país. Se pretende volver al sistema censitario, que sólo gobiernen los que tengan recursos, los poderosos y sus satélites, para tener a las instituciones a su uso exclusivo y el de sus intereses.

Teniendo en cuenta que quien trae la propuesta de recortar escaños por el falso ahorro es la secretaria general del Partido Popular, pregunto: ¿Va a impulsar también que se reduzcan a la mitad los escaños en las comunidades autónomas?, ¿se va a impulsar que se reduzca a la mitad el número de escaños en este Parlamento?, ¿se va a impulsar que se reduzca a la mitad el número de senadores en el Senado de España?, ¿se va a proponer que en aras de la austeridad, tan manoseada, se suspendan las competencias en Castilla-La Mancha y se vuelva a la figura de los gobernadores civiles? Son preguntas para las que nos gustaría que hubiera respuestas.

Además, señorías, ¿cómo puede entenderse que el Gobierno de Cospedal incrementara 4 escaños hace menos de dos años y ahora se vaya a una reducción de 25? ¿Antes no era antieconómico y ahora sí? La razón no es el ahorro, la única razón es reducir la democracia representativa y sustituirla por la ‘dedocracia partidista’. Menos políticos elegidos democráticamente y más políticos fieles elegidos a dedo. Los objetivos reales, todos lo sabemos, son: impedir que aumente el pluralismo, mantener el bipartidismo, evitar el control del Gobierno y mantener el poder de forma torticera; impedir que aumente el pluralismo porque se necesita al menos, se necesitará, un 14% para obtener un escaño en cualquier provincia de Castilla-La Mancha; poner más zancadillas a un pluralismo ya cercenado.

La fuerza política que yo modestamente represento en Castilla-La Mancha tuvo 44.000 votos en las últimas elecciones, cada diputado del PSOE o del PP salió con 22.000 votos en la región, nosotros no entramos en las Cortes. Quieren mantener el bipartidismo cuando las encuestas apuntan a que algunos grupos políticos podríamos entrar en las Cortes de Castilla-La Mancha y la solución es sencilla, se trata de reducir el número de escaños y aumentar la barrera. Eso no es ningún invento maravilloso. Es un bipartidismo que ha sido responsable de hundir a la caja de ahorros de la región -digo bipartidismo con mayúsculas- y hoy, el Partido Popular en esta Cámara se niega a investigar. También se han negado a investigar en Castilla-La Mancha a quienes son responsables del saqueo, pero también a saber quienes son saqueadores.

Evitar el control del Gobierno es otra razón, por eso se reducen escaños, porque a Dolores de Cospedal no sólo le sobran diputados, le sobra democracia, le sobran controles; tal vez por eso se cargó la Sindicatura de Cuentas y el Defensor del Pueblo. Se quiere mantener el poder a toda costa de forma torticera, decía, limitando la democracia o haciendo del sistema electoral un traje a medida del Gobierno. Esas son las únicas razones, las únicas sinrazones. La reforma que proponen acentúa más el uso partidista que se ha hecho a lo largo de la historia electoral de Castilla-La Mancha y estamos ante un pucherazo, ante una chapuza.

Las chapuzas electorales en Castilla-La Mancha no son nuevas, vienen de lejos. En honor a la verdad hay que decir que ya se hizo un pacto en 1998 entre el Partido Popular, Bono y un diputado tránsfuga, el único de Izquierda Unida, para consolidar el bipartidismo de futuro en Castilla-La Mancha. Por eso se suprimió el procedimiento de asignación de escaños, único caso en toda España, lo que llevó a la chapuza de elegir en 2007 un diputado más por Cuenca que por Guadalajara, a pesar de tener menos número de habitantes. Esta situación todavía no se ha corregido, sigue estando ahí, tal vez porque venía bien entonces al pacto bipartidista y hoy viene bien al mantenimiento del poder del Partido Popular.

Por cierto, deberían ustedes conocer el compromiso adquirido por su partido en 2007, cuando criticaban al Gobierno socialista por impulsar una reforma electoral y le acusábamos nosotros también de tener un grave déficit democrático y de vulnerar los principios de igualdad, proporcionalidad y representatividad e instábamos al Gobierno socialista a retirar aquella reforma. Hoy, ustedes, casi dos años después, están haciendo exactamente lo mismo que criticaban al Gobierno socialista de entonces, sólo que más endurecido y más retorcido.

Ustedes saben que de cómo se acoplen los escaños en las provincias se podrá llegar probablemente a la aberración antidemocrática de que un partido con menos votos pueda tener mayoría de escaños en la Cámara. En Castilla-La Mancha aterrizaron, desde nuestro punto de vista, los reyes de la chapuza electoral, y María Dolores de Cospedal es la ‘reina madre’ y va a ser capaz de superar a todos los anteriores. El poder, ¿para qué? Para despedir empleados públicos, para eliminar servicios de urgencia, para poner la televisión de Castilla-La Mancha al servicio de un partido, para quitar recursos a la dependencia. Le han dado un premio, me han dicho, a María Dolores de Cospedal, y se lo han dado los dependientes con el calificativo que define perfectamente el hecho de gente sin alma.

Señorías, con esta propuesta se viola el espíritu y la letra de la Constitución y del propio Estatuto de Autonomía, consolida un pobre bipartidismo excluyente, quebrando los principios de igualdad, pluralismo político, proporcionalidad y representatividad. No figuraba en el programa electoral del Partido Popular, viene sin consenso político ni social, incumple las recomendaciones del Consejo de Estado sobre la proporcionalidad de las leyes electorales, encierra un peligroso discurso populista y autoritario que al final  no sabemos nunca dónde termina.

Señorías, nosotros les planteamos la creación de una mesa para buscar el consenso y la participación de las organizaciones políticas y sociales en la reforma electoral para nuestra región, tal y como pedíamos juntos PP e Izquierda Unida en el año 2007. Está ahí, está en la hemeroteca. Queremos una reforma más justa, que apueste por la circunscripción única, manteniendo el mismo número de escaños. Sí es posible. Aunque la circunscripción sea provincial al hacerla única se pueden incorporar candidatos de las distintas provincias; sí es posible hacerlo legalmente y que, en todo caso, sean los ciudadanos los que decidan aprobar la reforma con su voto en el referéndum.

Hoy va a ser un día triste para Castilla-La Mancha porque con la que está cayendo en aquella región, con lo que cae de empobrecimiento, de aumento del exilio juvenil, de destrucción del poco tejido industrial que tenemos, social y productivo de la degradación de servicios públicos -la sanidad, la educación, la dependencia, los servicios sociales-, lo único que se les ha ocurrido traer a esta Cámara es recortar la democracia y aumentar el déficit democrático en la región. Señorías, es un día triste para Castilla-La Mancha y el futuro tal vez lo definió perfectamente Tácito, que vino a decir que el ‘poder conseguido por medios culpables nunca se ejercitó en buenos propósitos’. Esta frase es probablemente la que mejor define esta propuesta del Partido Popular, esta triste propuesta del Partido Popular de Castilla-La Mancha.

Deja un comentario